lunes, 22 de noviembre de 2010

Halloween proyecto Adictos a la escritura


-¿Truco o trato?
Sobre la casa colgaba un cartel desvencijado, medio cubierto por el polvo del camino. La niña intentó mirarlo mientras repetía nerviosa, para sí, la letanía. Parecía poner "bienvenidos".
-¿Truco o trato?
La puerta se abrió con un leve crujido, uno tan silencioso que parecía no pretender asustar ni a las arañas que sin duda moraban en el interior de la vieja mansión. La niña separó sus ojos del cartel, mirando temerosa a la penumbra que asomaba por la rendija entreabierta, más oscura que la noche de luna llena.
-¿Truco o trato?
Sus labios se movieron automáticos, mientras su mano alargaba la bolsa en la que los vecinos le echaban los caramelos. Con su disfraz de hadita, estaba un poco de más en esa parte tan alejada del barrio. Y el cartel, parecía decir algo así como "bienvenidos al m". ¿Al qué?
Un aliento pútrido se condensó al atravesar el umbral de la casa. Una forma oscura se delineó tras la puerta. Unos dedos esqueléticos, de algún tipo de disfraz muy elaborado, se escaparon hacia ella para indicarle que entrara.
-¿Truco o trato? -balbuceó la niña cada vez más asustada.
Tenía poco más de cinco años. Era la primera vez que salía en Halloween y se había separado de sus hermanos mayores por error. Y allí estaba. Frente a esa vieja casa que tanto miedo le daba. Pero como su mamá decía, los monstruos no existen. La pena era que ella sabía que había unos cuantos en su armario. Y ese cartel... No era que supiera leer muy bien, apenas deletreaba. Pero allí, a través del polvo, se veía algo como "...mundo de ultratumba". ¿Qué sería eso?
-Pasa... -una voz que parecía ser todo lo opuesto a la dulce y segura de su mamá, salió de la casa.
Pero ella era pequeña. Y quería los caramelos. Empujó la puerta.
"Bienvenidos al mundo de ultratumba".
Su mente encajó las palabras. Quiso gritar. No pudo. Su boca estaba sellada por unos dedos de hueso y jirones de carne podrida.
Una luz blanca explotó frente a sus ojos. Un ser luminoso había salido de su varita de hada. Una mujer, sin duda. Que luchaba con el esqueleto y le decía que huyera. Lo hizo. No pensaba creer  nunca más a su mamá. Ni a dormir en una habitación con armarios.

29 comentarios:

  1. Hola, Amaya!

    Que final inesperado, ya me veía venir que la niña no tendría suerte.
    Muy bien escrito, me gustó tu cuento.

    Beso!

    ResponderEliminar
  2. Agg! ¿Dónde está mi enorme "metida de pata", xd? Si es que últimamente no estoy para escribir...
    Se supone que la niña se salva. Que su mamá es el ángel/hada/... ser de la luz (aunque eso no lo diga de modo explícito) que la disfraza y la proteje. Pero claro, ella es pequeña y saca sus propias deducciones. Por favor, aclárame donde se malinterpreta y parece que la niña muere. Así aprendo y mejoro un poco más gracias a ti. Si es que no hay nada como los lectores externos... Mil gracias Maga, ¡no te olvides de indicármelo!

    ResponderEliminar
  3. Quizás no me expresé bien. Lo que quise decir es que el final es inesperado precisamente porque todo indicaba que la niña no podría escapar de eso. Desde el principio tuve esa sensación.
    Pero sí queda claro que es salvada al final.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Maga. Aunque snif. Yo que ya me entusiasmaba pensando que iba a detectar un fallo gordo y usarlo en mi favor en otros escritos...
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja.

    Disculpa, Amaya, he leído pocos textos tuyos, pero me parecen muy buenos. Sabes narrar, llevar un hilo coherente y hacer entretenida e interesante una historia. Errores no he visto :-)

    Quizás mi comentario quedó algo extraño, porque estoy en mi trabajo y pude leer el relato tranquila pero nunca falta quien te esté hablando tonterías cuando intentas expresar una idea.

    ResponderEliminar
  6. Hola Amaya;
    Muy bonito. Yo también pensaba que al final la niña no se salvaría. Pero tengo una duda; ¿dónde pone que el hada es su mamá? Perdona la pregunta, pero lo he vuelto a leer cuando he leído tu comentario y sigo sin darme cuenta de ese detalle al leerlo. Quizá es porque estoy un poco espesa hoy, pero si me lo pudieras explicar te lo agradecería.
    Felicidades por el relato. Me ha gustado mucho (aunque no me haya enterado de ese detalle :( ).
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Willowgreen. En ningún sitio. Pero claro, ¿de dónde ha podido sacar una niña una varita así? Como ella iba disfrazada de hada, la pregunta es ¿de dónde lo ha sacado su madre? Y tienes razón. No lo digo. Final abierto.
    Y tampoco se le puede sacar mucho más a un texto de escritura automática. Estuve pensando si subirlo o no. Pero bueno, así participo.

    ResponderEliminar
  8. Ops, perdón, Maga. No te he contestado. Sé que cometo muchísimos errores. Ahora por ejemplo, estoy releyendo un libro que mandé al premio Terciopelo (el que se falla este 30 de noviembre) y me digo que cómo pude mandarlo. Porque le veo errores por todos los lados. Y cuando tenga tiempo y lo corrija, más me valdrá tirar de un par de lectoras, porque estará lleno de más fallos que yo, en la ceguera propia del que lo escribe, no veré. Me ha encantado tu ejercicio de Halloween. Supongo que para dejarlo a ese nivel lo habrás revisado varias veces (o eso o eres un genio, xd).

    ResponderEliminar
  9. Hola guapi!!
    Que tal todo?
    Me he llevado una sorpresa al ver que habías renovado!!
    Yo también me he sorprendido al ver que la niña se salvaba y que no acababa muerta.. :D
    Me ha gustado un montóon!! Espero seguir leyendote. Besitos

    ResponderEliminar
  10. AHHHH:D que miedo de narices pasé... joe, la madre del cabrito..

    Pobre niña, ni a pedir truco y trato ni habitaciones con armarios, jajaj, menos aun creerse a su mamá:D

    Menos mal que salió de su varita y la salvó.. un final genial:D

    kisses querida, y si quieres leerte el mío, ya está publicado:D

    kisses

    ResponderEliminar
  11. Gracias por pasarte y comentar Isika (como a todos los demás). Karol, hará como una hora que te he leído y comentado. Y me has dejado boquiabierta, xd.

    ResponderEliminar
  12. Hola Amaya;
    Gracias por la aclaración. Es que como hoy no ha sido mi día, pues no sabía si era yo la que no se había enterado o es que lo habías escrito así. Pero bueno, me ha gustado que es lo importante.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, al menos sobrevivió. Y a ver como hace para evitar los armarios de ahora en adelante, recordemos que su madre tampoco le creerá a ella.

    ResponderEliminar
  14. Qué buena la historia!! No pillé lo de que era su madre, pero sí que la niña se salvaba. Me gusta el punto de vista de la niña pequeña en la historia. Pero... ¿como leches acabó ahí? Si es mi hija la castigo de por vida XDD.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  15. Qué suerte tuvo de que la varita fuese mágica de verdad XD
    Muy divertido el relato :)

    ResponderEliminar
  16. Amaya, el final esta muy bueno.
    Los pensamientos de la niña le dan un toque especial a la historia, aunque no pense que fuera su madre quien la salvo, sino alguien más.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Pues yo opino como las demás, pensaba que la niña no iba a tener un final felíz. Lo de la mamá no lo he pillado hasta que lo has dicho, pero eso no desmerece el relato, creo que sigue estando muy bien.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias por vuestros comentarios. Para el siguiete mes, me esmero más, xd (si participo, que últimamente no tengo mucho tiempo).

    ResponderEliminar
  19. Q espeluznante la mansíón, también pensaba que el final no iba a ser bueno para la niña, pero me ha gustado que acabe así, muy chulo. Besos

    ResponderEliminar
  20. madre mía, la niña tenía valor. Yo ni me habría acercado a esa casa... menos mal que tenía suerte

    ResponderEliminar
  21. Deby, hada f, en cuanto pueda me paso por vuestros blogs si no lo he hecho ya. Con cosas malas y cosas buenas, estoy tan liada que no tengo tiempo ni de pasarme por aquí. Ni de poner otra entrada que esconda a esta que no me gusta nada.

    ResponderEliminar
  22. Uf, era yo, Amayaf, pero no puedo acceder a mi perfil.

    ResponderEliminar
  23. Y encima faltas de ortografía...

    ResponderEliminar
  24. Hola Amaya, felicidades, me ha parecido un relato corto muy bueno. Si te sirve de algo, te diré que a mi me queda claro con la primera lectura que la niña se salva, de hecho me encanta que mientras huye piense en no creer a su madre ni tener armarios jeejeej. Tampoco creo que el relato necesite que se aclare de donde sale el hada, al fin y al cabo de trata de una historia fantastica, creo que perfectamente se puede dejar a la interpretación de cada una, igual que el hecho de que exista una casa de esas caracteristicas. En resumidas cuentas, que me ha gustado mucho. Felicidades ^^

    ResponderEliminar
  25. Gracias, Nut, viniendo de ti es un honor. Me encantó la redacción de tu historia. Si no me he comprado tus libros es porque la temática homosexual no me llama. Pues siempre gusta gastarse el dinero en algo que de verdad esté bien. Ahora tengo fichado el libro de Malicia, que por lo que he oído de él y el primer capítulo, confío en que sea una delicia leerlo.

    ResponderEliminar
  26. Aunque que conste que a mí no me gusta este relato... Lo hice rápido y mal, por salir del paso. Y ya me he aprendido la lección.

    ResponderEliminar
  27. Tan solo cinco años y un primer Halloween macabro con un final que se podría considerar heroíco en el sentido que la hada salvó a la niña.

    ¡Que horrible forma de perder la inocencia! :o

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  28. Amaya:

    Tu narrativa es impecable, sabes reflejar emociones gracias a la elección de los personajes que cobran vida a tu historia.

    El final no está mal, simplemente es algo infantil; aunque creo que al público no le hubiera gustado que la niña tuviera un destino macabro.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario