lunes, 23 de agosto de 2010

Amigo invisible

Buenos días, este pequeño relato es un "ejercicio" del grupo Adictos. Donde he navegado por el blog de Araceli (Pensamiento Agridulce) para hacerle este relato. Espero que te guste, no me lo has puesto naaada fácil. Con tus canciones, tus rimas y tus corazones rotos. (De hecho, estoy reescribiendo del todo el borrador que era un largo relato medio en rima. Lo elimino, y a ver que sale porque ya es la fecha tope).


LAS COSAS SENCILLAS
 -Elige.
La voz resonó por la mazmorra del castillo, húmeda, estrecha, arrancando carcajadas a las piedras de sus muros.
La joven contempló a los tres caballeros, cada uno una copia exacta de su amado. Pero solo uno de ellos era el original. Y si no lo encontraba, le esperaban unos cortos años de privaciones en el calabozo, hasta que su vitalidad se apagara.
Los miró con el ceño fruncido. Eran idénticos. Suspiró y se masajeó las sienes. Por suerte, podía pedir un gesto.
-De acuerdo, caballeros. Mostrarme un recuerdo, algo que fuera significativo del pasado entre Roland y yo.
El primero convocó una rosa, de pétalos delicados, tan suaves como aquellos con los que había acariciado su rostro y la piel de su cuello.
El segundo un anillo, de oro y platino entrelazados, tan pulido como el que había rodeado su dedo cuando le pidió la mano.
El tercero una sonrisa, radiante, sincera, ligeramente maliciosa. Como la que había lucido cuando ella le dio el sí. Poco antes de cogerla en brazos y llevarla hacia su alcoba.
Lo demás, la bruja celosa y el hechizo sobre el castillo de su padre, ya eran historia.
La joven, sin dudarlo, se dirigió hacia el tercero. Y lo besó, para romper el maleficio. Sus labios fueron cálidos, suaves y amargos, fríos como la piedra, duros como las espinas de la rosa, dolorosos como el metal de la alianza. Y la sonrisa, pasó de maliciosa a malvada. Ya no era su amado, era la bruja. Y la joven quedó encerrada para siempre en la mazmorra, al lado de la estatua pétrea en la que se había transformado Roland. En medio de un castillo donde solo vagaban los recuerdos.

21 comentarios:

  1. Que lindo, pensé que elegiría al correcto...
    nos leemos besos^^

    ResponderEliminar
  2. Es que me ha tocado un blog muy triste. Aunque lleno de cosas bonitas y poéticas.

    ResponderEliminar
  3. Awwr muchas gracias, me encantó tu idea, como un cuento de hadas pero sin final feliz :D
    Fue un reto muy díficil, la verdad a mi también me costó mucho trabajo realizarlo.
    Pero me fascinó lo que escribiste, la verdad que es muy lindo.
    Gracias, gracias.
    Yo hubiera escogido la misma opciòn que eligiò ella, porqe para mì no serìa tan importante el anillo o la rosa, sino como reacciono la persona que amo a aquellas cosas, aunq la bruja debía de saberlo muy bien.
    Y lo último que pusiste "En medio de un castillo donde solo vagaban los recuerdos."
    Esta tan hermoso, la verdad está maravilloso este relato.
    Jejeje sii es triste mi blog, pero ahora yo soy muy feliz y estoy tratando de plasmar eso tambièn en lo que escribo
    Solo tengo 14 años :D

    ResponderEliminar
  4. Amaya!
    Me has sorprendido!
    esperaba un final y me encontré con otro bien diferente...

    me encantó!

    besos!

    ResponderEliminar
  5. Menos mal que no me tiras de los pelos, Aracely.
    Intenté hacerte un cuento de hadas medio en verso, de una princesita que acababa encontrando en un reino olvidado a la persona que había perdido de niña y que más quería... pero fui incapaz.

    ResponderEliminar
  6. Hola!!

    Que bonito Amaya, aunque con final triste, pero precioso relato.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Elimine el comentario ¬¬ me gusto, pero yo crei de principio que si habia elegido al correcto, hasta que lei por segunda vez, ahh, triste pero bonito...no siempre es necesario un final feliz

    ResponderEliminar
  9. Ehm... ¿Quién era el correcto?

    ResponderEliminar
  10. Todos y ninguno. Nunca entendí eso de la "puerta trasera" de los maleficios.

    ResponderEliminar
  11. Jodía bruja, que mala leche, luego se quejan de que las queman...
    Está genial la escena, tan cortita y tan emocionante, y el final aunque es triste me gustó.

    ResponderEliminar
  12. Ouh pobrecita, al final cayó presa de la bruja mala malisima...muy bonito el relato!!
    Un besito

    ResponderEliminar
  13. Sencillamente genial. Artista
    infectada-x

    ResponderEliminar
  14. Magnífico, un relato tiene que sorprender. Los comentarios te lo confirman, nos ha sorprendido el final ¡bravo!, esa es la línea a seguir, que más da que sea feliz o triste, realista o fantástico, es suficiente (casi nada) con que sea bueno. Para mí, además, traslada una imagen de fragilidad a través de su protagonista como ha de ser el mismo cuento, frágil como una persona, una mariposa, un huevo de ave, el corazón humano o los sueños.
    Muy bien, Amaya.

    ResponderEliminar
  15. Muy bonito, consigues enganchar en muy pocas líneas, y eso es muy difícil. El final es perfecto.Besos

    ResponderEliminar
  16. tu blog es genial.¿afiliemos,te sigo y me sigues?mi blog es en ingles pero ay traductor en el pagina. avisame y me dejes el link de tu blog para encontrarte
    http://checktheseblueskiesout.blogspot.com

    ResponderEliminar
  17. He estado fuera unos días. Luego lo miro, Angy, gracias por la propuesta.

    ResponderEliminar
  18. Una metáfora increíble Amaya. Un final inesperado pero más frecuente de lo que nos gustaría.

    Un saludo desde mis torres ;)

    ResponderEliminar
  19. Gracias por pasarte por mi blog, I. Guerrero.

    ResponderEliminar
  20. He leído una historia real y dolorosa que rompe la tradición de los cuentos de hadas.

    Gracias por compartir un rato de lectura con tu escrito, Amaya F.

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario